Hoy en día es común ver a niños y adolescentes con sobrepeso. Y es en esta época, donde quedan además al descubierto los estragos que provocan en la piel los cambios súbitos de peso. Claro, porque los días en la piscina o en la playa muestran no sólo kilos demás, sino también la aparición de las temidas estrías de distensión.