Aunque no hay razón conocida, si se sabe que en los pacientes que sufren de Hiperhidrosis, el sistema nervioso simpático –que está a cargo de regular la presión arterial, la dilatación de las pupilas y la secreción de las glándulas– hiperestimula a las glándulas sudoríparas, haciendo que transpiren de manera anormal y excesiva.